martes, 16 de octubre de 2007

La importancia de ser empleado


Todos hemos sido, somos, o vamos a ser en algún momento "empleados".

Poca gente tiene la suerte de ser su propio jefe y, podríamos decir que casi nadie se ha salvado de una mala experiencia laboral.

Puede ser el jefe, pueden ser los compañeros de trabajo, puede ser la pega misma o la empresa, pero, ser absolutamente felices en el trabajo, cuesta.


Para una empresa, los empleados son su materia prima.

Sin ellos no hay producto.

Si ellos no trabajan bien y no están en buenas condiciones, el producto no será el esperado.

Si ellos están contentos, se desarrollan en un ambiente adecuado para su evolución profesional y personal, ellos, los empleados, el centro de la empresa, entregarán lo mejor de sí para la empresa, un toque especial, una ventaja para los clientes.


Eso es lo ideal, pero, a la hora de la verdad, que pasa?


Nuestra empresa se puede transformar en un relfejo de la sociedad...


Empleados estresados, de mal genio, inconformes, frustrados.

Empleados que transmiten mala onda, que se desquitan con el cliente, que no reflejan nada.

Empleados incapaces de entender a su propia empresa, que no conocen los valores de ésta, que no se comunican entre ellos, y que, menos aún, generan vínculos con los clientes.


QUÉ QUEREMOS?

- Empleados (sólo eso, que cumplan).

- Empleados que agregan una ventaja en la empresa (en el servicio o producto).


QUÉ TENEMOS?

- Empleados que reflejan la cultura empresarial que queremos que perciba el cliente.

- Empleados que reflejan a una sociedad infeliz, aproblemada y frustrada.


Y UD? QUE QUIERE TENER? QUE EXPERIENCIA HA VIVIDO?